Mi primer acercamiento a la música, alrededor de los 10 años, fue a través de la guitarra, la que aprendí a tocar de forma autodidacta, hasta que decidí a los 17 años comenzar a estudiar académicamente. Luego de unos años seducido por el sonido de algunos instrumentos de viento, amplié mi horizonte artístico como instrumentista estudiando el clarinete y el saxo.

Creo en definitiva que los instrumentos son el vehículo que nos debe permitir expresarnos. Y es esta convicción la que transmito a mis alumnos a través de las clases.

Desarrollo la enseñanza abarcando técnica, lectura, interpretación de cifrados, improvisación, temas, etc.
Fueron mis maestros:

Guitarra:
Ramiro Lorenzo; Luis Aiszenstat y Luis Borda.

Clarinete:
Eduardo Prado; Leo Heras y Marcelo Mogilevsky.

Saxo: Marcelo Mogilevsky, Hugo Piere y Jorge Retamoza.